La Comuna de París, conmemorar para combatir

La Comuna de París, conmemorar para combatir

“…el primer decreto de la Comuna fue suprimir el ejército permanente y sustituirlo por el pueblo armado.”

Karl Marx, La guerra civil en Francia.

Hace exactamente 147 años se libraba uno de los combates más importantes del proletariado y grupos explotados y oprimidos por la moderna sociedad burguesa, a saber, la declaración de una primera república auténticamente proletaria, la Comuna de París, la cual se prolongó desde el día 18 de marzo de 1871 al 28 de mayo del mismo año. Es importante no olvidar estos acontecimientos y las lecciones que brindan a la lucha de clases del mundo contemporáneo.

Es de suma importancia, tal y como nos muestra Marx en su La guerra civil en Francia y Lenin en su Estado y la revolución, considerar la experiencia de la Comuna como una forma originaria del movimiento revolucionario contra la modernidad capitalista y que nutre, a pesar de la derrota, la convicción y el ánimo de que otra sociedad, de carácter socialista/comunista, de productores libremente asociados, no solo es posible, sino urgente y necesaria.

Entre las lecciones que son apuntadas al interior del movimiento revolucionario y que, lamentablemente han caído al olvido en una izquierda que cada día se distancia más de Marx y el proyecto revolucionario de superación de la sociedad capitalista, encontramos la relación de los grupos oprimidos con ‘la máquina’ o el ‘aparato’ estatal burgués. Tanto Marx como Engels apuntan, lo central de la Comuna radicaba en la destrucción radical del Estado burgués, la supresión del ejército y las fuerzas armadas y su sustitución por el pueblo en armas, la re-formulación de la democracia y construcción de una democracia revolucionaria (¡Y no una revolución democrática!), consistente en la elección de representantes revocables en todo momento. De la misma manera, la Comuna fue capaz de realizar una secularización radical, separando de manera efectiva la iglesia del Estado. En fin, la Comuna se trata de un ejemplo histórico de lucha revolucionaria, por cierto derrotado, y en tal sentido, no faltarán quienes crean que se trata de una manifestación más de la imposibilidad de las revoluciones socialistas y comunistas, sin embargo, como de manera muy lúcida apunta Karl Marx, el proletariado, las clases explotadas y grupos oprimidos, pasarán por décadas y siglos de luchas a muerte contra la sociedad burguesa hasta que maduren las formas efectivas de organización revolucionaria capaces de superar el mundo capitalista.

¿Qué lecciones nos quedan para hoy? En primer término, desconfiar radicalmente de las instituciones de la sociedad burguesa, específicamente de su Estado, el cual no deja de sumar crímenes contra los grupos explotados y oprimidos en América Latina y el mundo, por otra parte, junto con ello, fortalecer y nutrir la potencialidad revolucionaria de los pueblos trabajadores, alimentando y re-formulando, un proyecto revolucionario que se destaque, en su esencia, por la independencia de clase, es decir, por la libertad o por el ser para sí que deben desarrollar las clases y grupos subalternos de la sociedad. En ese re-plantear el proyecto revolucionario es preciso, con urgencia, junto con asumir el conjunto de experiencias revolucionarias pasadas, llevar a cabo la crítica más despiadada de todas ellas y corregir todas las imperfecciones teorético-prácticas que han impedido la consolidación del poder revolucionario de los explotados y oprimidos.

Desde la Juventud Revolucionaria Ernesto Guevara (JREG), aspiramos a convertirnos en una organización continental de militantes revolucionarios, una auténtica fuerza continental en lucha por la revolución latinoamericana, sembrando conciencia revolucionaria, como un fantasma que recorre Nuestra América, para que un día, como en la experiencia de la Comuna de París, tomemos el cielo por asalto, llevando a cada rincón de América nuestra violenta proclama: revolución socialista o muerte.

Juventud Revolucionaria Ernesto Guevara, 18 de marzo, 2018.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *