A combatir la represión de los ricos y poderosos

A combatir la represión de los ricos y poderosos

“El Estado es el arma de represión de una clase sobre otra”

Vladimir Lenin, Estado y revolución.

Durante las últimas semanas y meses, hemos sido testigos de la instalación de un constante régimen de represión policial que ha golpeado duramente a nuestro pueblo, bajo la ilusa promesa de combatir índices de criminalidad y delitos, el actual gobierno del empresario Sebastián Piñera ha concretado una serie de proyectos de ley como también medidas que busquen aplacar por medio de la fuerza policial y mediática, todos los focos de movilización desde cualquier sector de la clase, tal como lo hemos denunciado anteriormente tanto mujeres, estudiantes, trabajadores y mapuches como otros sectores han sido brutalmente avasallados por la violencia policial que este último tiempo ha incorporado niveles de profundización de la represión y la persecución a las y los distintos actores sociales involucrados en estas luchas.

Situación acrecentada la última semana en los distintos territorios, desde la militarización del Wallmapu que ha incluido la instrucción de un comando armado y preparado en Colombia, además de las promesas por parte de Piñera en profundizar las facultades de la ley anti terrorista (utilizada históricamente contra el pueblo Mapuche) y que además está acompañado con el encarcelamiento de una veintena de peñis en cárceles del país.

En segundo lugar de la crítica situación de Quintero, la catastrófica situación a la que están sometidos los habitantes de la zona por ser una zona de sacrificio no es lo único, aquello está acompañado por una cruenta represión por parte de carabineros de Chile, que golpearon a la clase con la pérdida del dirigente Alejandro Castro a inicios de octubre, en una confusa situación sindicada aparentemente como un “suicidio” pero a que a todas luces deslumbra una forma más de atentar contra dirigentes sociales en Chile y Latinoamérica, acompañado con una constante persecución y represión contra las distintas manifestaciones en la zona y que ha llevado a la persecución contra otros dirigentes, como el dirigente estudiantil Alejandro Rojas, quién fue detenido por más de un día acusado de obstruir el actuar policial y dónde fue golpeado por parte de los efectivos policiales. Aquello ha determinado un estado de sitio en la zona, dónde el control y la represión son palpables ante cualquier foco de demostración de descontento frente a la destrucción ambiental en la zona a causa de la avaricia empresarial.

Finalmente, el actual gobierno, ha buscado por más de un medio combatir a uno de los sectores sociales más movilizados de los últimos quince años, por ello ha tenido una ofensiva contra el movimiento estudiantil y sus formas de protesta, desde inicios de este año fuimos testigos de una serie de hechos que concretarían esta ofensiva; el atropello de un estudiante, el ingreso de FFEE al liceo Barros Borgoño disparando perdigones entre otros hechos develan las intenciones de Piñera contra la juventud y el movimiento estudiantil de manera que las marchas, protestas y tomas secundarias y universitarias han sido golpeadas por la represión, lo que finalmente estas últimas semanas ha tomado más forma mediante el proyecto de ley Aula segura, que busca otorgar herramientas para expulsar rápidamente a estudiantes que puedan ser asociados con hechos de violencia, particularmente de la derecha ha hecho uso de todas las herramientas mediáticas para presionar con la aprobación de esta ley, además de malogradas intenciones de los sectores reformistas como Revolución Democrática (RD) y su diputado Giorgio Jackson quién solicitó “tener las facultades para identificar a quiénes están con el rostro cubierto”, avalando así la represión de FFEE contra estudiantes del liceo de aplicación.

Lo último deja la tarea planteada para la izquierda radical, develar la violencia ejercida por parte del Estado contra nuestra clase y como estas últimas semanas han sido muchas las medidas para profundizar dicha represión, llamamos a responder ante esta arremetida de violencia y dar pie a todos los ejercicios de dignidad y protesta contra la patronal, el capitalismo y la violencia del Estado, afrontar sin vacilaciones ni puntos medios la necesidad de la organización, la unidad y el combate como eje táctico de lucha contra el gobierno empresarial de Piñera.

¡A combatir la represión de los ricos y poderosos!  ¡Toda la juventud al combate! ¡Ni un segundo de paz para los ricos y poderosos!

Juventud Revolucionaria Ernesto Guevara, Octubre 2018.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *